Imagen Agustín Carrillo

Agustín Carrillo

AgendaViva otoño 2012
Epicentro

¿Cuáles son las características de una empresa para ser realmente verde?

Fotografía de Curro Villarreal AcevedoYo definiría la empresa verde como aquella compañía que, para obtener el crecimiento económico, considera primordial el crecimiento social de sus trabajadores y de los usuarios de los productos o servicios derivados de la actividad empresarial, todo ello desde el empleo sostenible de los recursos utilizados: agua, suelo, energía, etc. El objetivo primero y último de la empresa verde tiene una triple faceta: crear valor económico desde los valores sociales y medioambientales.

La empresa verde, además de buscar la satisfacción de sus socios o accionistas a través de la satisfacción de sus clientes, vendiendo más, persigue la satisfacción de todas las partes implicadas de forma legítima en las actividades de la empresa, empezando por sus trabajadores, siguiendo por los productos o servicios que realiza o presta y terminando por la «satisfacción» del entorno que ocupa, los recursos naturales que emplea y los residuos que genera, cuidando el medio ambiente como si fuese suyo.

Dentro del valor social que se genera, es de vital importancia tener en cuenta el ambiente laboral de la compañía; que éste sea bueno hace que el resto de eslabones de la cadena de producción funcione con un efecto positivo multiplicador para el resto de actores implicados: el «suelo» ocupado y los productos o servicios creados, desde estos hacia la clientela, llegando como resultado final al valor económico y por tanto a los socios o accionistas… generando así la posibilidad de crecimiento y creación de réplicas.

En cuanto al valor ambiental, cabría destacar la necesidad de la presencia de las tres «R»: reducir, reciclar y reutilizar. El espacio ocupado por la actividad es un espacio prestado y por tanto aunque lo lleguemos a considerar como nuestro, debemos actuar con el máximo respeto por ese entorno y por los recursos que pasan por él. Esto se traduce en la mejora continua en los aspectos medioambientales de la empresa, que pueden ir desde la utilización de energías limpias hasta un mejor comportamiento en el reciclaje de los residuos, lo que incide en la eficiencia energética.

Para terminar, una buena empresa verde debe intentar comunicar lo mejor posible su buen hacer y de ese modo ayudar a generar una conciencia sostenible que incida en el consumo sostenible.

En definitiva, para mí una empresa verde significa: desarrollo rural, futuro, calidad, respeto, armonía, horizonte, cohesión, solidaridad, raíces, natural, innovación, creatividad, diversidad, naturaleza, cultura, equilibrio, ecología, salud, sostenibilidad, coherencia, territorio.
 


Curro Villarreal Acevedo

Es técnico superior en acuicultura y licenciado en ciencias del mar.

Comenzó su carrera profesional en el 92, habiendo colaborado tanto con empresas privadas como públicas. Ha desarrollado el cultivo de diversas especies de peces, moluscos, crustáceos y algas, y está impulsando ahora la acuicultura ecológica desde NATURIX Acuiculture, S.L. Se define como una persona práctica y emprendedora, que intenta mostrar cómo hacer algo predicando con el ejemplo.
 

 

 

 

Promedio: 3.8 (4 votos)
Diseño y desarrollo Investic con DRUPAL