Imagen Agustín Carrillo

Agustín Carrillo

Agenda Viva. Otoño 2006
Participa

Centro de cría de ardilla roja de la Casa de Campo de Madrid

En esta primavera una nueva generación de ardillas ha nacido en el Centro de Cría de Ardilla Roja del Ayuntamiento de Madrid

Este acontecimiento forma parte de un plan de reproducción de esta especie para repoblar parques urbanos de la ciudad o ayudar a la recuperación de poblaciones de estos animales en zonas donde corran peligro por diversas razones.

Este Centro está situado en el paraje denominado “Encinar de San Pedro”, dentro de la Casa de Campo, junto con otras instalaciones como el Centro de Recuperación de Cigüeña Blanca, el Centro de Lepidópteros, el Centro de Insectos o el Observatorio de Aves, todas ellas destinadas a la educación ambiental y a la conservación y recuperación de la fauna de Madrid.

El Centro de Cría de Ardilla Roja empezó a funcionar en el año 2003, naciendo por primera vez dos crías el año pasado,  lo que supone todo un éxito teniendo en cuenta el poco tiempo que llevaban de adaptación las parejas que se han ido formando. En este año, en primavera han nacido siete ardillas más,  por lo que  en total, hay nueve ardillas que han nacido en el Centro a partir de tres parejas de ardillas adultas.

El periodo reproductor tiene una extensión variable que puede empezar en pleno invierno y prolongarse hasta mediados de verano. La gestación dura 40 días, tras los cuales nacen de 2 a 4 crías muy poco desarrolladas, desprovistas de pelo, ciegas y con los conductos auditivos cerrados. Al cabo de un periodo de tiempo similar salen por primera vez del nido, ya con un aspecto muy parecido al de los adultos. Las hembras son receptivas al cabo de 1 año. Las más experimentadas y en su óptimo de capacidad reproductiva, crían 2 camadas al año.

Los ejemplares nacidos este año están actualmente ya fuera de los nidos y comiendo la dieta habitual de los animales del Centro que se compone de frutos secos y fruta fresca variada. En la naturaleza, se alimentan principalmente de frutos y semillas y, menos a menudo, de otros restos vegetales o incluso hongos. Como complemento puede consumir pequeños invertebrados y, esporádicamente, depreda nidos de pájaros. Uno de los alimentos más comúnmente consumidos en España son los piñones de diversas especies de pinos. Donde pueden obtenerlos, aprovechan siempre los frutos secos de temporada y otros frutos de bosque como moras, hayucos, bellotas, etc. Por lo tanto el siguiente paso antes de su liberación es que aprendan a comer piñas, ya que éstas serán la alimentación principal cuando salgan del Centro.

La instalación consta de cuatro grandes recintos de cría para cada pareja de ardillas englobando cada uno de ellos una encina para que tengan suficiente cobertura vegetal para ocultarse, hacer ejercicio e incluso construir nidos en sus ramas, aunque todos los recintos cuentan con cajas nido, así como comederos y bebederos automáticos para su mantenimiento. Además hay otros recintos más pequeños para separar algunos animales cuando sea necesario, un recinto de cuarentena para aislamiento y hospitalización de los ejemplares que llegan nuevos y una caseta veterinaria con todo lo necesario para el control sanitario y el tratamiento veterinario normal de toda la población residente, aunque para actuaciones importantes (operaciones, etc.) existe un convenio con la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid.

Los ejemplares para formar las parejas se obtienen de animales cedidos por diversas Organizaciones y Centros de Recuperación, en los que ingresaron por accidentes, enfermedades o que simplemente se cayeron del nido y han sido criados  por algún ciudadano/a . En algunos casos, la liberación de estos animales es difícil, ya que o han quedado con alguna lesión que les impide valerse por si mismos en la naturaleza o bien se han acostumbrado tanto al trato humano que correrían peligro por esa familiaridad con las personas. Estos animales irrecuperables vienen al Centro donde pueden sobrevivir perfectamente y reproducirse, cumpliendo así de paso una gran labor para la conservación de la especie.

Autor/es:
Promedio: 5 (6 votos)
Diseño y desarrollo Investic con DRUPAL